Primeros pasos…

Un día abrí un baúl guardado durante años en casa de mi abuela. En Casa Laureano. Quería recopilar las recetas que durante generaciones había cocinado mi familia en una suerte de compensación por no seguir con el restaurante que inauguró mi bisabuelo en los años 20 del siglo pasado.

Un día abrí un baúl guardado durante años en casa de mi abuela, en Casa Laureano, y conocí  joven al anciano que había conocido, siendo yo aún un bebé. Y descubrí a un hombre que fue y volvió de América dos veces en las primeras décadas del siglo XX, cuando Asturias se sumía en la pobreza en el campo y en una legislación que empujaba a emigrar. Y descubrí al hombre que volvió y abrió un negocio que era de todo un poco. Y hacía bailes y bolos y vendía medias y pan.

Un día abrí un baúl guardado durante años en Casa Laureano, la casa de mi abuela, y descubrí que honrar la memoria de mis mayores era mucho más que escribir un libro de recetas. Debo contar su historia. La de mi bisabuelo Laureano y mi bisabuela Carmen. Y la de todo lo que vino después.

Laureano FernándezCasa Laureano ha nacido en la red. Mantendré en privado sus primeros pasos. Pero, un año después de mi viaje iniciático a Asturias, el proyecto empieza a tener forma.

Anuncios